Saltear al contenido principal
Blog Técnico: La Minería En La Faja Pirítica, Un Tesoro Oculto Con 350 Millones De Años De Edad

A raíz de la participación de Ditecsa en la segunda edición del Metallic Mining Hall, comentamos uno de los temas debatidos durante el evento: la formación y evolución de la Faja Pirítica Ibérica situada en la zona suroeste peninsular, donde se concentran gran parte de las explotaciones mineras de España.

Formación de la faja pirítica

La minería se ha convertido en los últimos años en una de las industrias más pujantes de Andalucía. Aupada por el alto precio de los minerales, se han reabierto numerosas explotaciones y todo apunta a que esta tendencia se mantendrá en el futuro.

Yacimientos todos ellos que se encuentran situados en la denominada Faja Pirítica Ibérica, una franja de aproximadamente 220 kilómetros de longitud y 35-40 kilómetros de anchura que se extiende por el suroeste peninsular, desde la provincia de Sevilla hasta la costa atlántica de Portugal. Más concretamente, abarca las provincias de Huelva, Sevilla, Algarve y Alentejo.

Según explica Fernando Tornos, doctor en Geología y uno de los mayores conocedores de la Faja Pirítica, es una de las zonas metalogénicas más importantes del mundo y quizás la concentración de sulfuros mayor del planeta.

Para averiguar los motivos que han provocado que bajo el suelo andaluz y portugués se esconda semejante riqueza, hay que remontarse 350 millones de años atrás, es decir, al Carbonífero, una división de la escala temporal geológica que pertenece a la Era Paleozoica. En aquella época la actividad volcánica que tuvo lugar en esta región dio lugar a ocho depósitos gigantes de sulfuros masivos polimetálicos asociados a los flancos de conos volcánicos en forma de pirita, y también de calcopirita, blenda, galena y caserita (Geología y estructura de la Mina de Río Tinto).

Sobre lo que no hay una respuesta categórica es respecto a cómo se formaron las enormes concentraciones de sulfuros masivos polimetálicos. Así se recoge en la obra “La Faja Pirítica Ibérica. Hidrotermalismo submarino de hace más de 350 millones de años. Enseñanza de las Ciencias de la Tierra”, cuyos autores señalan que “las mineralizaciones de sulfuros de la Faja Pirítica, que se formaron entre los 360 y 350 millones de años, tienen su análogo actual en las fumarolas hidrotermales que jalonan la mayoría de las dorsales oceánicas, y también se encuentran en algunas cuencas sedimentarias asociadas a arcos volcánicos”.

Sin embargo, advierten, “lo que conocemos de los depósitos actuales todavía no da una explicación satisfactoria a los depósitos de sulfuros metálicos”.

 

Historia Geogógica de la Faja Pirítica

blog-tecnico-faja-piritica-formacion-pangea

 

El geólogo Daniel Hernández Barreña (autor del blog Hombre Geológico) explica que la historia geológica de la Faja Pirítica se puede dividir en cuatro etapas. La primera es la Preorogénica, en la que se produjo una sedimentación marina de poca profundidad sobre una plataforma continental afectada por el oleaje.

La segunda es la Sinorogénica Temprana, en la que la cuenca estaba muy fragmentada por la compleja situación tectónica. “No podemos olvidar que se está formando Pangea”, señala en alusión a la creación del supercontinente que existió al final de la Era Paleozoica y comienzos de la Mesozoica, que agrupaba la mayor parte de las tierras emergidas del planeta. Se formó por el movimiento de las placas tectónicas, que hace unos 300 millones de años unió todos los continentes anteriores en uno solo.

La tercera etapa en la historia geológica de la Faja Pirítica es la Sinorogénica Principal, la cual “tuvo eventos catastróficos muy importantes asociados con erupciones volcánicas, con el desarrollo de sulfuros masivos como característica más notoria. La última etapa que podemos distinguir es la Sinorogénica Tardía, en la que la cuenca se vio sometida a una intensa erosión y sedimentación”, afirma Hernández Barreña.

formacion-continentes-faja-piritica-ditecsa

Mapa de Pangea con las actuales fronteras

 

Consecuencias

 

Todo lo anterior sirvió para que esta zona del sur de la Península se convirtiera en un tesoro mineral y que, desde hace más de 4.500 años, se vengan explotando los más de ochenta yacimientos existentes en esa franja de 250 kilómetros, situándose como uno de los distritos más antiguo del mundo. Aunque no hay datos concluyentes, muchos estudios coinciden en que desde entonces se han extraído unos 2.000 millones de toneladas de mineral.

Al hilo de lo anterior, Fernando Tornos explica en su obra La Geología y Metalogenia de la Faja Pirítica Ibérica que “las primeras explotaciones sistemáticas, de la época Tartésica, fueron posteriormente reemplazadas por una gran minería industrial de la época romana, donde se extrajeron más de veinte millones de toneladas y de la que quedan abundantes restos, como Río Tinto, Tharsis, etcétera”.

Sin embargo, la crisis del Imperio en el siglo IV provocó que se abandonase esta industria y únicamente se explotaron algunas minas a pequeña escala. Pero, todo esto cambió a finales del XIX, “cuando diversas compañías británicas y francesas redescubrieron la importancia económica de la zona. Es la época dorada de la minería, que fue un motor para la industria española y europea y foco de una importante industrialización”.

Un boom que fue apagándose poco a poco con el paso de las décadas: los mayores yacimientos se agotan, a lo que se añade que gradualmente dejó de utilizarse la pirita como fuente del ácido sulfúrico. La situación llegó a tal extremo que en 2003 se cerró la última mina activa. Aquello parecía la muerte de la Faja Pirítica, pero el aumento del precio los minerales –auspiciado en gran medida por la demanda china- y la aparición de nuevas tecnologías de extracción sirvieron para que muchas multinacionales volvieran a girar su mirada hacia Andalucía.

Apenas quince años después, ha resurgido de sus cenizas con media docena de minas abiertas en la región (con Matsa y Cobre las Cruces a la cabeza) y la previsión es que la cifra se incremente de manera significativa a corto y medio plazo.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Volver arriba