Mantenimiento industrial: disponibilidad de las instalaciones Saltear al contenido principal
Mantenimiento Industrial: Disponibilidad De Las Instalaciones

La reparación urgente de averías no puede ser la base del mantenimiento industrial. Es necesario definir políticas, formas de actuación, definir objetivos y valorar su cumplimiento, e identificar oportunidades de mejora.

En definitiva, es necesario gestionar el mantenimiento y dirigir el departamento con políticas que permitan pensar que se tiene el control de la instalación, y que no es la propia instalación la que impone los resultados, sino que estos se ajustan a unos valores previamente definidos por la dirección de la empresa y de la instalación.

El objetivo fundamental no es por tanto reparar de manera urgente las averías que surgen. El departamento de mantenimiento de una industria persigue cuatro objetivos que deben marcan y dirigir su trabajo:

  • Cumplir un valor determinado de disponibilidad.
  • Cumplir un valor determinado de fiabilidad.
  • Asegurar una larga vida útil de la instalación en su conjunto, al menos acorde con el plazo de amortización de la planta.
  • Conseguir todo ello ajustándose a un presupuesto dado, normalmente el presupuesto óptimo de mantenimiento para esa instalación.

 

Objetivo: disponibilidad

 

La disponibilidad de una instalación se define como la proporción del tiempo que dicha instalación ha estado en disposición de producir, con independencia de que finalmente lo haya hecho o no por razones ajenas a su estado técnico.

 

El objetivo más importante de mantenimiento es asegurar que la instalación estará en disposición de producir un mínimo de horas determinado del año.

Es un error pensar que el objetivo de mantenimiento es conseguir la mayor disponibilidad posible (100%) puesto que esto puede llegar a ser muy caro, (no rentable). Conseguir el objetivo marcado de disponibilidad con un coste determinado es por tanto generalmente suficiente.

Así, por ejemplo, para una central termosolar el objetivo de disponibilidad se centra en las horas en las que la planta recibe radiación directa, y es relativamente intrascendente que la central esté disponible para producir por la noche o en los días de lluvia o nubosidad abundante.

 

Cálculo de la disponibilidad

 

La definición de la fórmula de cálculo de la disponibilidad tendrá un papel vital para juzgar si el departamento de mantenimiento de cualquier instalación industrial está realizando su trabajo correctamente o es necesario introducir algún tipo de mejora.

Los principales factores a tener en cuenta en el cálculo de la disponibilidad son los siguientes:

  • Nº de horas totales de producción.
  • Nº de horas de indisponibilidad total para producir, que pueden ser debidas a diferentes tipos de actuaciones de mantenimiento:
    • Intervenciones de mantenimiento programado que requieran parada de planta.
    • Intervenciones de mantenimiento correctivo programado que requieran parada de planta o reducción de carga.
    • Intervenciones de mantenimiento correctivo no programado que detienen la producción de forma inesperada y que por tanto tienen una incidencia en la planificación ya realizada de la producción de energía.
    • Número de horas de indisponibilidad parcial, es decir, número de horas que la planta está en disposición para producir pero con una capacidad inferior a la nominal debido al estado deficiente de una parte de la instalación, que impide que ésta trabaje a plena carga.

 

Valores aceptables de disponibilidad

 

En cuanto a los valores aceptables de disponibilidad, para muchos tipos de instalaciones industriales, alcanzar valores superiores al 92% es un objetivo bastante ambicioso. Es posible que durante uno o dos años se consigan, pero no se mantendrán de forma continuada en el tiempo.

Las instalaciones industriales suelen buscar objetivos entre ese 92% y un 50% (en los casos menos exigentes en lo que se disponga de una capacidad de producción muy superior a lo que es capaz de absorber el mercado).

Cada vez con más asiduidad, los contratos de servicios externos de mantenimiento están indexados al cumplimiento de unos porcentajes mínimos de disponibilidad de las instalaciones, de tal manera que se asocian penalizaciones en caso de estar por debajo de los porcentajes mínimos establecidos, o bien, bonificaciones en caso de superarlos en una determinada cantidad.

Los responsables de los servicios de mantenimiento que desarrollan las tareas de mantenimiento diarias y que buscan prestar el mejor nivel de servicio posible a sus clientes, deben perseguir con celo este objetivo, pues es la manera más directa de medir el grado de cumplimiento del contrato y el grado de compromiso de una organización.

 

——————————————————————–

jose-antonio-camacho-guerra-mantenimiento-industrial-ditecsa

José Antonio Camacho Guerra Responsable del Área de Mantenimiento Industrial de Grupo Ditecsa

 

 

 

Deja un comentario

Volver arriba